viernes, 27 de mayo de 2022

[AYUDA A ESCRITORES] Extensión

 J.R. Morrigan

Extensión


Hoy te voy a hablar sobre la extensión que debería tener una obra. Como siempre, quiero que tengas en cuenta que esto no son normas rígidas sino indicaciones que te pueden ayudar y que debes adaptar a ti y a lo que quieres contar. Ya que, a veces, las mejores obras sin las que no siguen las reglas. 

Como siempre, me voy a centrar en el género narrativo, pero si te interesa cualquier otro género no dudes en pedírmelo en los comentarios y estaré encantada de ayudarte y subir una entrada hablando de ello. 

La extensión de una obra no solo está relacionada con el género (cuento, novela, microrrelato), sino también con el tipo de público al que te diriges (infantil, juvenil, adulto). Si quieres saber más sobre tu lector ideal, puedes consultar la entrada del blog aquí.

Así pues, la extensión ideal de una obra sería la siguiente:
  • Nanorrelato: es un género muy conciso que no debería superar las 20 palabras, título incluido.
  • Microrrelato: menos de 200 palabras, sin contar el título.
  • Cuento: es menos rígido que los anteriores, suele oscilar entre las 2000 y las 10000 palabras.
  • Novela corta: entre 7000 y 40000 palabras.
  • Novela: suele oscilar entre 45000 y 200000 palabras. Pero la extensión debe ajustarse a tu lector ideal:
    • Si la novela está destinada a un público infantil: entre 10000 y 80000 palabras.
    • Si va dirigida a adolescentes: entre 50000 y 100000 palabras.
    • En cambio, en el caso de los adultos: debería superar las 90000 palabras. 

También debemos prestar atención a la extensión de los capítulos
  • En una novela corta, los capítulos deberían tener entre 100 y 700 palabras.
  • En la novela también dependerá de nuestro público:
    • Menos de 1000 palabras para niños.
    • Menos de 2500 para adolescentes (hasta 16 años).
    • A partir de los 16, el capítulo podría tener hasta 4000 palabras.

Normalmente, es mejor incluir más capítulos y hacerlos más cortos que poner pocos y largos, porque facilita la lectura. Otra opción es poner pausas dentro de un mismo capítulo. Estas pausas se indican dejando una o dos líneas en blanco. 

Una última recomendación: si es tu primera novela no debería superar las 120000 palabras. De lo contrario, será muy larga y es difícil convencer a lectores y editoriales de que inviertan tanto tiempo o dinero en alguien desconocido. 

¿Y tú? ¿Tienes en cuenta esto a la hora de escribir? ¿Añadirías algo a la entrada? Déjamelo en los comentarios.

4 comentarios:

  1. Hola hola!!
    Yo no sé nada de este tipo de cosas pero siempre se aprende algo nuevo, muchas gracias por compartirlas :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Pues teniendo en cuenta que de momento solo he escrito una novela, lo otro han sido poemarios y relatos, no, no tuve muy en cuenta la extensión. Bueno, miento, el que llegara a 50.000 sí, para que se considerase realmente una novela. Y los capítulos cortos también, pero eso es porque es lo que a mí me gusta al leer y me salen solos jejeje
    Muy buena entrada, súper útil, así que me la guardo.
    Besotes

    ♥ Amor y Palabras ♥

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ¿como estas?
    Me encantan este tipo de entradas, siempre se aprende algo nuevo, muchas gracias por traerlas <3
    Bonito sabado <3
    Diana de Aventura En Libros <3

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    No había pensado en esta cuestión.
    Creo que una historia tiene que tener la cantidad de hojas/caracteres suficientes para ser redondita (la cantidad de páginas siempre se puede aumentar al poner la letra más grande O.o) y, a partir de ahí, encuadrarla según el formato.
    Pero esa soy yo, nomás.
    Sl2!

    ResponderEliminar

Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más